Sistema constructivo tradicional compuesto por troncos de madera laminada encolada. Definido por una arquitectura muy característica y fácilmente reconocible, este sistema constructivo es típico de los países nórdicos, pero se adapta perfectamente a los climas más cálidos.

Considerado como la quintaesencia de la construcción en madera, fruto de un know-how y de un estilo de vida propio, este método constructivo consiste en apilar troncos (rectos o redondeados en la cara exterior) a través de un sistema de encajes formando paredes de sustentación. La madera, visible en el exterior y en el interior de la construcción, ofrece un excelente aislamiento natural con propiedades de control higrométrico y proporciona calor y confort a sus habitantes.

La madera trae la intimidad y la tranquilidad de la naturaleza dentro del hogar. Ella influye en la psique del hombre y reduce el estrés, de la misma manera que lo hace la naturaleza.

Proyectadas, estudiadas y analizadas, las casas son mecanizadas pieza por pieza en fábrica, permitiendo la preinstalación de los conductos eléctricos. El montaje en el lugar de la obra consiste en la simple unión de las piezas, como un puzle gigante.

CIMIENTOS

Una casa en troncos de madera es generalmente montada sobre una losa de hormigón, construida en terraplén o sobre caja de aire, permitiendo la elevación de la construcción 20 cm sobre el nivel del suelo. Una banda aislante en la base impide el ascenso de humedad en las paredes por capilaridad.

LAS PAREDES

Estructura: la casa de troncos está constituida por un apilamiento de troncos de madera maciza o laminada encolada, en función de su espesor, con cara exterior plana o redondeada. Las piezas de madera se apilan a través de un sistema de acoplamiento longitudinal, formando paredes estructurales, cruzando en los ángulos con conexiones de media madera para consolidar y reforzar la construcción.

Estanqueidad: cada pieza de madera es tratada en la fábrica, de acuerdo con los riesgos biológicos y la exposición al tiempo. De la misma forma, los encajes están diseñados para impedir la entrada y el estancamiento del agua de lluvia.

Estanqueidad al aire y al vapor de agua interno: en cada área de encaje,


un fieltro de fibra de lino o una tira selladora garantiza la estanqueidad entre cada pieza de la construcción. La madera, por sus características aislantes, evita la creación de puntos de rocío perjudiciales a la durabilidad del edificio.

El vapor de agua presente en el interior del edificio se regula gracias a las propiedades higroscópicas de la madera.

Aislamiento: la casa de troncos es naturalmente aislante, sin embargo, un suplemento de Aislamiento Térmico Exterior (ITE) o Interior (ITI) puede ser aplicado, de acuerdo con el tipo de clima.

El revestimiento exterior: los troncos y la madera aserrada generalmente se dejan visibles en la parte exterior, con la posibilidad de aplicar un lasur externo transpirable.

El revestimiento interior: como en la parte exterior, los troncos y la madera aserrada son generalmente visibles en la parte interior, con la posibilidad de aplicación de un barniz transpirable. Un forro u otros materiales, como yeso, piedra, etc., pueden ser aplicados como acabado.

Casa rústica en Ponte de Vagos

La rusticidad en todo su esplendor. El modelo Rustica es uno de los modelos más populares de RUSTICASA®. Con 280m², más que una casa, es una auténtica mansión que cuenta,

Share
Casa da Caniçada

Junto a la presa de Caniçada, en Valdosende, se encuentra esta lujosa casa en las laderas del río Cávado. Una construcción totalmente en madera de RUSTICASA® con un área bruta de 276m².

Share

¿Le ha gustado?

5 (8)

¡Lamentamos que esta publicación no haya sido de su agrado!

¡Mejoremos esto!